Juntas Logramos Más

Juntas Logramos Más es una campaña colaborativa lanzada en marzo 2020 por La Sandía Digital, la Fundación Semillas y 30 organizaciones y comunidades que resisten a las violencias extractivistas en México. Busca conectar a las mujeres defensoras y comunicadoras que luchan por los territorios a través de los relatos, el arte y el autocuidado, para fortalecerlas y revalorizar su trabajo.

Es una página web, en la cual se encuentra información relevante sobre proyectos extractivos así como materiales audiovisuales y escritos creados por mujeres defensoras y comunicadoras para visibilizar su papel en la defensa de los bienes comunes. También contiene ejercicios de prácticas narrativas dirigidos a las mujeres que quieren explorar colectivamente lo que sienten al habitar y proteger sus territorios.

La campaña se gestó durante el «Encuentro de mujeres: entrelazando relatos y territorios», un espacio de reflexión y formación organizado en noviembre 2019 por La Sandía Digital en Guelatao, Oaxaca, con el apoyo del Fondo Semillas.

En ese evento se congregaron mujeres defensoras de los territorios y comunicadoras provenientes de 16 estados de México: Baja California, Baja California Sur, Campeche, Chiapas, Chihuahua, Ciudad de México, Estado de México, Guerrero, Jalisco, Michoacán, Oaxaca, Puebla, Sonora, Tabasco, Veracruz, Yucatán. Todas involucradas en una lucha colectiva por la vida..

Todas ellas son las creadoras de esta campaña y de los materiales que la conforman.

Manifiesta

Somos mujeres que desde el trabajo y la organización buscamos mantener y defender la vida, transmitimos el respeto al lugar donde vivimos para hacernos sentir. Porque defender el territorio es decir: «No nos vamos a ir porque amamos nuestra tierra.» Así invocamos al espíritu.

Desde nuestras entrañas, estamos aprendiendo y des-aprendiendo, conectadas y abrazadas a una forma de vida distinta, más digna a la que nos imponen, para fortalecer el tejido comunitario. Las mujeres sostenemos la vida, la familia, luchamos haciendo tejidos colectivos. Somos parte fundamental de esta lucha, con nuestra entrega generosa, de tiempo, energía, esfuerzo.

 Construimos de y para las mujeres, aportamos espacios de diálogo, sabiduría que dinamiza la palabra, con amor y energía desde la responsabilidad del cuidado.

 Vemos tender  y construir nuevos puentes. Rescatamos la sabiduría ancestral. Somos compañeras y constructoras de vida digna.

 Nuestro primer territorio es nuestro cuerpo.

Compartimos los conocimientos de organización para preservar nuestra memoria. Defendemos la vida que nos da la madre tierra. Defendemos nuestras filosofías de vida, nuestros ideales y nuestras creencias.

 Somos muchas que nos fortalecemos unas a otras.

Llora la Madre Tierra por los golpes que le hemos dado.

 Queremos ayudarla.

Queremos liberarla, con perseverancia, conciencia, amor, fuerza y dignidad.

 Y así transformar y transformarnos, para dar continuidad a la lucha que nuestros abuelos y abuelas nos han heredado.

No nos vamos a ir porque amamos nuestra tierra.

 Juntas logramos más.

 Tejemos las voces para defender la tierra.